EL EXPERIMENTO QUE NOS AYUDA A CONSUMIR MENOS CHOCOLATE

Que el chocolate engancha es bien sabido por todos. Y también que cuando nos damos un atracón luego aparece –casi inevitablemente– el sentimiento de culpa. Pero hay formas de no caer en el exceso.

Lo último para no caer
El poder de la mente
Recrearse en el sabor
¿Cómo evitar un atracón de chocolate?
El 41% de los españoles consume chocolate a diario, un porcentaje también elevado lo toma semanalmente y, tan solo, el 10% se limita a consumirlo de forma esporádica (una vez al mes). Estas cifras demuestran lo mucho que atrae este producto a nuestro paladar.

La razón, además de su sabor y su textura, es que un receptor presente en nuestro cerebro se activa y se sobreexcita con este alimento y, en concreto con una sustancia química presente en él llamada anandamida. Curiosamente, esa sustancia despierta el mismo receptor que se engancha a las drogas. De ahí que sea un alimento adictivo y que resulte tan difícil tenerlo ante los ojos y no pegarle un bocado.

Lo último para no caer

Pese a que es una tentación enorme, hay maneras de vencerla. Recientemente, un médico americano ha encontrado la fórmula. Se trata de un truco mental para no abusar de los dulces y, en especial, del chocolate.

El mecanismo para distraer la mente y que olvide “la necesidad” de tomar el alimento consiste en pensar continuamente en él. Según el investigador Carey Morewedge, de la Universidad Carnegie Mellon en Pittburgh, si evitamos pensar en el chocolate nuestro cerebro lo desea más. Si, en cambio hacemos un ejercicio de visualización y nos imaginamos comiendo continuamente chocolate, nuestro cerebro “se sacia” como si de verdad lo hubiéramos tenido en nuestra boca.

Según demostró este científico en uno de sus experimentos, no es el hecho de imaginar lo que influye en el apetito sino el pensar en concreto –y justamente­– en el alimento que se desea. Pensar en él mucho tiempo hace que disminuya nuestro deseo de comerlo.

Lo bueno del asunto es que sirve para cualquier producto del que abusemos, ya se trate de pizzas, hamburguesas, queso o dulces. Pero también puede servir para adicciones más serias, como la del tabaco, el alcohol o las drogas.

Algunos expertos van más allá y dictaminan que este sencillo método, que no requiere inversión alguna y se hace servir únicamente de la imaginación, puede ayudar a comer menos a las personas que desean seguir una dieta. Puede ser, aseguran, una estupenda ayuda para aquellos que lo han intentado multitud de veces y no se han visto con la suficiente fuerza de voluntad y seguridad como para cumplir con las normas adecuadas de alimentación.

El poder de la mente
El resultado de estas investigaciones no es algo casual. Se basa en algo que los neurocientíficos conocen desde hace tiempo pero que está adquiriendo cada vez más importancia: la cognición corpórea o cognición encarnada. Mediante esta teoría se trata de conectar las experiencias vividas por el cuerpo con la percepción mental.

Así, resulta más fácil imaginar que comemos algo –el chocolate– porque lo hemos tomado anteriormente y sabemos qué sensaciones nos produce. Como vienen a explicar los experimentos actuales, imaginar que lo comemos hace que el cerebro perciba las sensaciones reales que se producen cuando en verdad lo degustamos. Eso “calma” los centros de placer y ansiedad cerebrales y permite disminuir las ganas de tomar el producto en cuestión.


Recrearse en el sabor
A algunas personas les resulta muy fácil provocar esas sensaciones únicamente con la imaginación. Otras, en cambio, necesitan cierto entrenamiento.

Para estos últimos casos –y mientras se aprende el proceso de visualización– lo que se recomienda es echar mano del Mindfulness. Comer de manera consciente, recreándonos en cada bocado (sintiendo cómo introducimos el chocolate en la boca, cómo entra en  contacto con la lengua y los dientes, cómo se va deshaciendo…) logra que se coma más despacio y que nos saciemos antes. De esa forma, no se deja de consumir el producto objeto de deseo pero se aprende a no abusar de las cantidades.

Y sea cuál sea la técnica o el método usado para no caer en excesos, lo importante es recordar que la mente tiene una capacidad infinita. Y que basta con proponerse algo para conseguirlo.

Documentación:

–“Epigenetic and proteonic expression changes promoted by eatin addictive-like behavior”. Rafael Maldonado et al. Neuropsychoparmacology

– “Neural correlates of food addiction”. D.Brownell et al. Archives General Psychiatry

– “Thought for Food: imagined consumption reduces actual consumption”. Carey K. Morewedge et al. Science

– “Embodiment and mood regulation: an experimental approach to the role of the body in mood regulation processes”. Juan José Rahona López. Facultad de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid

Como bajar de peso Naturalmente.

Cali-Colombia despachos Nacionales e Internacionales COLOMBIA +57-3013664697
ESPAÑA +34-67339440
MEXICO+52-1-4433746511
PERU +51980201671
BRASIL +559791963569
SKYPE: omaira.santa
Facebook: Omaira Santa Iaso Gano